miércoles, 16 de julio de 2008

En setiembre tú fuiste mía...


Me gustan los neologismos, hablan de la vitalidad de la lengua. No me refiero a crímenes deformantes como “setiembre” en vez de “septiembre”. Adoro el “obnubilante” de Vos, de Aristimuño. Funciona bien, es elocuente, no se puede reemplazar por ninguna otra palabra, tuvo que inventar una. Me gustó tanto que le perdono que aparezca escrito con “v”. En cambio me desespera, me violenta, me pone de un humor horrible la palabra “finde”. Me hace casi tanto daño como la canción del Cirque du Soleil o subirme a un taxi y que la radio sintonice “El exprimidor” (¿el imitador no tiene amigos que el digan que mejor no?).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

che que haces ELFINDE?
tomate un Tang!

Cande dijo...

anónimo, sonás muy nacho.

midiariointimo dijo...

muy bueno este blog!

yo me impresione muchismo cuando pase por la calla 11 de stiemnre, pense q habria un error!