martes, 15 de julio de 2008

Déjeme acá, nomás

Me gustaría saber si los taxistas se vuelven locos a medida que pasan los años o si las empresas de radio taxi sólo contratan a personas dementes. En los 13 años que llevo viviendo en esta ciudad, jamás viajé con uno cuerdo. Casi siempre me bajo asustada o incómoda, prometiéndome nunca más subir a un taxi. Durante el último viaje, el señor me explicó que para no pagar los $ 7 que le cobraba un supermercado por estacionar su auto, gastó $ 50 pesos en jabones; "yo los $ 7 pesos no se los regalo, más vale compro algo útil y estaciono 'gratis'". Mientras me contaba esto, lleno de orgullo, se limpiaba las manos compulsivamente con un trapito húmedo y se acomodaba una impecable cola de caballo. Lo más pertubador: el señor era igualito a Willie Nelson. Hubiese estado más tranquila con Kenny Rogers.

5 comentarios:

paula dijo...

en vez de hola habría q entrar al taxi diciendo "buen día, locura"

y esos taxistas que manejan tan excelente, tan como si estuvieran jugando al ajedrez, que al final terminan manejando pésimo?

:) beso

Cande dijo...

Los que manejan como Kasparov son los que se vuelven locos cuando otro conductor no maneja como ellos y aceleran, les pegan el auto, gritan cosas y/o ignoran algún semáforo en pos de su contrincante.

l u c dijo...

... y por qué no un Robert de Niro a lo Taxi Driver, allá por los 70s?

saludoss candee

(ya que no actualizo mi blog, te puedes pasar por mi también poco popular fotolog: /downinthelight)

l u c dijo...

nononononono!
no soy un chico flogger,
lo mío también es arte
en el tonti mundo del fotolog...
jaaa!

Cande dijo...

Colo, lamento decirte que tener un flog te convierte en flogger, jajajaja.