jueves, 30 de diciembre de 2010

Sueño con una vida con siesta.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

lunes, 27 de diciembre de 2010

Vecinos de Buenos Aires paseandor por Avenida Santa Fe durante una tardecita de estas tan frescas.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Un tema de ambientación

Hierve Buenos Aires y es difícil escaparse de la oficina para recostarse descalza bajo la sombra de un sauce. Soy feliz porque no tenemos aire acondicionado ni luces dicroicas y detrás mío suena con bravura un enorme ventilador del año del ñaupa. De a ratos cierro los ojos y recuerdo los eneros en el Litoral, resuenan ventiladores parecidos acompañados por las cigarras a la siesta y mil grillos por la noche. Esta tarde, cuando cada uno esté pensando en sus veranos, aprovecho y prendo un espiral. Si tengo suerte, invoco a mi abuela y promediando la jornada laboral me saluda con olor a colonia Jonhson's desde el más allá.

miércoles, 15 de diciembre de 2010


Es un inconveniente esto de añorar el otoño en medio de las primeras embestidas calurientas de diciembre.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Cuando el fin de año con todos sus informes de actividades y reportes finales se me viene encima como una noche cerrada y sin estrellas, apuro el paso hasta el próximo tilo que con su perfume de otro mundo me calma y me llena de recuerdos lindos de mi abuela y sus historias de amores que empezaron sobre la copa de un árbol.

sábado, 27 de noviembre de 2010

miércoles, 24 de noviembre de 2010

lunes, 22 de noviembre de 2010

Fue extraña la sensación de estar en una tierra donde se bebe más cerveza que en Entre Ríos.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Baltic Rolando


Como generosa institución me cubría viáticos abusé un poco del taxi en Berlín hasta que logré ubicarme en el mapa que cargaba desde el día uno sin ninguna eficacia. Los berlineses son marcianos y los taxistas no son la excepción. Este señor era de una ciudad del norte, cerca del mar Báltico que había pertenecido la DDR; como para no desentonar con su historia, vestía una chaquetita ochentosa raída y un peinado de foto antigua. Era muy pálido y locuaz. Hacía grandes esfuerzos por explicarme en inglés cómo era su vida en Berlín y cuál era la historia de cada lugar que atravesábamos. A esa altura no me sorprendía su simpatía, el mito del alemán mala onda se había derrumbado cuando aterricé en Tegel y me crucé con el primero. Lo que me llamó mucho la atención fue que durante los casi treinta minutos de viaje el señor anunciaba con exaltación renovada cada vez que pasábamos de un lado del muro al otro. "Zis is Vest, now Eeast, crazy, crazy!!". Y así lo hizo cada vez que su auto cruzaba la ya casi imperceptible línea que recuerda el muro. Cuando nos encontrábamos con algún trecho del muro original y en pie, detenía la marcha y lo miraba con los ojos fuera de órbita a la voz de "See?? See? Zis was all over!!". A casi 22 años de la caída del muro este hombre todavía no salía de su asombro.
Ya estoy pensando en cómo hacer para volver.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

El machista de antes, el chico moderno y la terrible incertidumbre del medio

Fuentes extraoficiales comentan que la camada de hombres sensibles de treinta que nos rodea no es más que un conjunto niños de mamá que gusta de los anteojos retro, los discos de pasta, posee una buena formación universitaria y muchos caprichos.

martes, 9 de noviembre de 2010

Prejuicios

Nunca estuve en Alemania, pero tengo la sensación de que durante los primeros días me voy a sentir como en la casa de esas señoras que andan en patines de felpa para no rayar el piso y te persiguen con un apoyavasos.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Los galanes de la Paternal


Cuando mi profesora de danza ve que se nos desfigura la expresión con un gesto que más que de esfuerzo es de frustración, vergüenza y odio desenfrenado hacia la pierna fláccida que no entiende que la necesitamos pegada a la nuca, nos recuerda que la danza puede ser un juego y que mejor es intentar esos movimientos inhumanos e improbables como cuando éramos niñas y saltábamos un charco y no como si audicionáramos para el Colón. Tiene razón. Alvy, Nacho y Rubin interpretan a Los campos magnéticos es otro ejemplo de que tomarse las cosas con soltura puede generar algo hermoso como este disco. Yo aprendí inglés cantando canciones de los New Kids on the Block y con fervor adolescente coreaba sus letras traducidas al castellano en todos los recreos. Las canciones de The Magnetic Fields reversionadas por estos talentosos músicos me devuelven a esos juegos de traducción instantánea del 93. Este disco es una mantequita y ya está a la venta para la cartera de la dama y el morral del caballero.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Fuera de contexto

Cualquier cabezadita es buena.

"Consejos para viajar", página web de Iberia.

martes, 2 de noviembre de 2010

-Che, parece que la de al lado se cortó el pelo. Le queda regio.
-Sí, sí, muy sauvage.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Boom Boom Kid

Cinco minutos después de que mi padre bajara de su auto para saludar a un compañero de trabajo, el mismo explotó y se incendió como en un capítulo polenta de Breaking Bad. Están los que celebran su suerte y están los que segundos después de entender que sigue vivo preguntan qué va a pasar con el auto. A veces, sin maldad, ponemos el foco muy lejos de donde debería estar.

martes, 26 de octubre de 2010

Momento cúlmine del SPM

Una pista para saber que son hormonas fuera de sí las que ahora controlan mi cerebro es haber hecho una mueca de tristeza cuando leí en el diario que murió el pulpo Paul. Sobre todo si tengo en cuenta la cantidad de improperios que le dediqué durante todo el mundial (a las noticias sobre el pulpo oráculo y al mundial mismo).

lunes, 18 de octubre de 2010

Ilusa

Profesional de la salud joven y sonriente me atendió de maravillas. Preguntas de rigor y preguntas de las otras. Tal vez peque de optimista pero no esperaba que una mujer de mi edad me tratara como una bomba de tiempo o, peor, como un yogurt en supermercado chino echándose a perder en la oscuridad de una heladera apagada, lejos de confort de la maternidad.

miércoles, 13 de octubre de 2010

martes, 12 de octubre de 2010

Shock!


Es muy de mina dejar que el shock producido por la súbita exposición de nuestras partes más blancas (y/0 blandas) opaque las bondades de los primeros calores, ¿no?

martes, 5 de octubre de 2010

Se viene la mosquitada

video

El insecto ofrece algo que no parece pertenecer a las costumbres, a la moral y a la psicología de nuestro globo. Se diría que viene de otro planeta, más monstruoso, más enérgico, más insensato, más atroz, más infernal que el nuestro. Parece haber nacido en algún cometa salido de su órbita y muerto loco en el espacio.

Maurice Maeterlinck, La inteligencia de las flores, Buenos Aires, Hyspamérica, 1985, p. 89.

sábado, 2 de octubre de 2010

Trapitos al sol


Por las mañanas trabajo en un lugar que queda sobre la Avenida Santa Fe y a las dos de la tarde salgo corriendo hacia mi segundo trabajo en un museo que está a dieciséis cuadras de distancia. Dieciséis cuadras de vidrieras que en algún momento resultaban tentadoras y me llevaron a armar grandes desórdenes en mis finanzas. Esta temporada confirmé algo que vengo observando hace un tiempo: todos los negocios tienen la misma ropa. Las vidrieras se extienden desde Callao hasta Laprida como una uniforme serpertina de vestiditos floreados, calzas y polleras tiro alto. Es por eso que cada vez encuentro más encantadora una tiendita pasada de moda que intuyo habrá tenido sus días de gloria pero quedó presa de sus artimañas ochentosas para captar al público.
La enorme vidriera en L está decorada con capelinas, botellas de perfume vacías (¡y qué perfumes! Lou Lou, Anais Anais, Amarige, Chanel n. 5) y el detalle que más me toca el alma es que cada prenda tiene un cartelito escrito a mano con caligrafía rimbombante el nombre de la tela con que está hecha. Poplin, Rayón, Seda natural, Batista, Georgette. Nunca, jamás un Modal. Algún día voy a entrar a probarme uno de sus camisolines infames solo para que la vendedora se sacuda el polvo y me diga que la blusa me queda pintada.

viernes, 1 de octubre de 2010

Lo lamento pero se impone una generalización

Los hombres no saben estar enfermos.

Publicistas con problemas

Por suerte a los niños no se les escapa nada y tienen una enorme capacidad para sacar sus propias conclusiones con las herramientas que tienen al alcance. Gracias a esto, saben que sus mamás son esas mujeres hermosas que se levantan bien temprano, desayunan con ellos y salen a veces más airosas que otras al trabajo. Por la tarde vuelven a sus casas, notablemente agotadas, pero de alguna manera se las ingenian para jugar con sus hijos, ver algunos amigos, charlar con sus parejas; las más audaces hasta se atreven a emprender alguna actividad como una clase de danza o un taller de origami . Quiero creer que los niños de hoy saben que una madre no es esa señora enajenada tirando lavandina en aerosol por toda la casa, corriendo desesperada a una góndola a comprar lácteos con probioóticos y defensas en frasquitos, empeñada dejar su casa toda blanca como la de Marilyn a fuerza de Cif. Lo que todavía no puedo entender es por qué los publicistas se resisten tanto a largar el estereotipo de madre-ama de casa-obsesionada con el brillo de un mueble. La campaña de Ayudín reza "más amor, menos enfermedades!". Mi reflexión es: ??????????????!!!!!!!!!!! ¿Qué camino recorrieron para llegar a esa conclusión? ¿Acaso tenían en mente a una enfermera? Apostaría cualquier cosa a que ni una enfermera corre a sus hijos con el aerosol bendito ese.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Porque vos lo valés

Hace poco descubrí presa del horror más ridículo algunas canas escondidas entre mis rulos. Y me sentí grande y un tanto superficial. Durante mi adolescencia me teñía el pelo cada dos días de todos los colores y ahora me aferro a mi castaño rojizo natural como si fuera un estandarte; una multiplicidad de canas me obligará a perder mi color de pelo para siempre.
Recuerdo que a mi abuela le gustaba que yo le cortara el pelo y le "hiciera el color" durante mis veranos de visita en Entre Ríos. Y a mí me parecía un plomo tener que abandonar mi vagabundeo por la playa con amigas o mis retiros en el río para ir a teñir a mi abuela. Pero lo hacía porque la adoraba con locura y en un punto me gustaba tener algo que ver con su belleza ancestral, con esa coquetería que heredé sin darme cuenta. Ella era hermosa de una manera misteriosa, tenía los pómulos de una estrella de Hollywood que ahora no puedo nombrar y en las fotos de sus años mozos se la ve secándose la melena cobriza al viento en una hamaca.
Muchas de nuestras mejores conversaciones ocurrieron en esas tardes de Preferance Excellence de L'oreal, entre su olor a colonia y sus uñas pintadas de rojo pasión.

martes, 28 de septiembre de 2010

Hoy siento que si me dieran vuelta y agitaran mi cabeza, como quien agita un salero en un día de humedad, no caería absolutamente nada.

sábado, 25 de septiembre de 2010

¿Un destello de oficialismo en un reducto radical?

martes, 21 de septiembre de 2010

Bancá, verano

¿Es muy mala onda pedir a los entusiastas del calor que bajen un cambio y guarden por un tiempo más sus musculosas y ojotas? ¿Acaso nadie recuerda que llegará un momento en que la brea de las calles se derrita producto del calor y la humedad tan porteña? Quedan excluidos de este pedido los extranjeros oriundos de países muy fríos cuya fascinación por las temperaturas templadas es entendible.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Por un futuro mejor

Científicos del mañana, identificad a la hormona culpable de que en ciertos días del mes solo quiera dormir siestas consecutivas e ingerir exclusivamente harinas. Una vez individualizada, aniquiladla. Estoy segura de que no cumple ninguna otra función vital más que la de cargar kilos y culpas sobre el chasis.

El ladrillo de la sumisión

Tal vez peque de optimista pero ayer un obrero me hizo recuperar la fe. Los trabajadores de la construcción rankean altísimo en el puesto de piropeadores. Piropean todo, todas, a toda hora sin importar el tipo de maquinaria pesada que estén manejando. Este señor en particular se enderezó, apoyó el martillo y con la expresión de Bambi en los ojos dijo: "Hermosa, me sueño siendo tuyo". ¿Será que en el inconciente colectivo el machismo va cediendo pequeñísimos espacios? ¿Será que estoy exagerando mi emoción tan solo por no haber escuchado las tan temidas "si te agarro, te hago...", "estás para matarte", "voy a hacerte mía", etc.? Dicho esto, tomó su martillo y siguió trabajando como si nada, soñando tal vez con muchas señoras haciéndolo suyo.

lunes, 13 de septiembre de 2010

El objeto del deseo


Mi prima Magda

Los chicos hacen una cosa cuando algo los entusiasma o los pone contentos que me encanta. Ayer alrededor de las cuatro de la tarde escuché el sonido de la puerta del departamento del vecino e inmediatamente sonaron dos voces chillonas que corearon "Fac-tu-ras!, fac-tu-ras!", con una melodía similar a los cantitos de cancha, acentuando la U. En ese momento recordé la seguidilla de "A-la-pla-za!, a-la-pla-za!", "He-la-do, he-la-do" y otros hits. Una de las tantas cosas que me fascinan de Magda, mi prima, una mujer adulta de 32 años, es que ella festeja de la misma manera cada cosa que le encanta, con la particularidad de agregarle un aplauso cortito y seco, coronado con una sonrisa. Ella es una de esas personas que se mueven por la vida con una alegría que les es casi ajena, que va más allá de ellas, que las atraviesa. Por eso y por mucho más, la adoro.

Pd. Además es una profesora increíble de danza y pilates.

sábado, 11 de septiembre de 2010

¿Es lo mismo un plato de fideos de espinaca rociados con abundante pimienta y toneladas de parmesano recién rallado que un plato de fideos rociados con abundante pimienta y salpicado con unas gotas de salsa de soja? Claro que no, tampoco tu metabolismo a los 32 es el mismo que a los 22.

Happy together

lunes, 6 de septiembre de 2010

Las horas y los días

Esta mañana me pasó algo terrible. Desperté con la certeza de que era domingo. Durante diez gloriosos minutos abracé la almohada pensando en los mates que iba a tomar tranquilamente leyendo algo en el sillón, deliberando si tostaba o no la rodaja de pan para comer con dulce de mora... y ahí fue que caí en la cuenta de que no es domingo y que todo sucede a una velocidad apabullante durante la semana (sí, la "semana" es aquella en la que uno corre de un lado al otro de la ciudad tratando de trabajar y al mismo tiempo hacer alguna otra cosa). Ay de mí. A pesar de todo, me cae mejor el lunes que es todo promesa, el martes es más bajonero.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Arrival

Llegó a casa Compañero, un gatín de un mes que habían abandonado en la calle junto a sus hermanitos. Parece bastante pulenta, pero nunca se sabe con uno tan chiquitito, la verdad es que todavía necesita a su madre. Probaré con todo lo que esté a mi alcance, recursos veterinarios, mamaderas de muñecas, suplementos de calcio, canciones de María Elena Walsh, bolsas de agua caliente debajo de la panza, en fin. Esperemos que Compañero haya llegado para quedarse.

domingo, 29 de agosto de 2010

Dos pesos, monedas y un chicle masticado

Nunca dejan de sorprenderme los berretines personales y cómo afloran para dar tranquilidad en los momentos menos pensados. Una de mis pasiones es la lengua y paso horas analizando, desmembrando discursos, pensando en qué palabras eligen las personas para expresarse, en cómo construye el lenguaje una nena de tres años, etc. Me maravillan los mocos que se mandan los aficionados que subtitulan series en internet. En fin, anoche nos asaltaron en la puerta de mi casa. No fue una linda experiencia, pero por lo menos fue fugaz. Estaban todos los elementos, dos maleantes, un arma resplandeciente, la oscuridad de Chacarita a la madrugada, el amague de tormenta de Santa Rosa para agregarle un poco de picante a la escena. El asaltante más nervioso era un petiso tembloroso que lamentablemente también era el que portaba el chumbo. El otro era un grandote disfrazado de estrella de reggaeton, con expresión medio boba pero que nos cerraba el paso con toda su enormidad amenazante mientras el chiquito, cruza de Robert Carlyle con bull terrier, nos mostraba el revólver. Un miedo enorme me tensó todo el cuerpo y automáticamente abrí la cartera en busca del celular, pensando en que el sacadito ese en cualquier momento nos pegaba un tiro de puro nervioso. La calma llegó cuando este personaje, en medio del atraco que no duró ni dos minutos, lanzó la siguiente frase: "Tranquilitos, entreguen todos sus objetos de valor". Después agregó un "yo ya estoy jugado" en medio de un espasmo corporal que me volvió a paralizar. Pero hubo un instante en que pensé que una persona que se toma el trabajo de enunciar semejante oración no está tan sacada como para ponerse a los tiros sin más. Mis "objetos de valor" eran el celular y los últimos cien mangos, rosados y lustrosos, que me quedaban hasta cobrar. Una vez que entramos a casa, sanos y salvos, entendimos que un motorola baqueteado, cien pesos y otra cosita no tienen absolutamente ningún valor. Suerte que no pidieron las monedas porque conseguirlas es un quilombo.

miércoles, 18 de agosto de 2010

jueves, 12 de agosto de 2010

La Real Academia

loco2, ca.

(Quizá del ár. hisp. *láwqa, y este del ár. clás. lawqā', f. de alwaq, estúpido; cf. port. louco).

1. adj. Que ha perdido la razón. U. t. c. s.

2. adj. De poco juicio, disparatado e imprudente. U. t. c. s.

3. adj. Dicho de cualquier aparato o dispositivo: Que funciona descontroladamente. La brújula se ha vuelto loca

4. Dícese de la persona y/o institución que pretende que usted realice su trabajo ad honorem sin consultarlo, le manda el material para dicho trabajo con nueve meses de atraso y tiene el tupé y/o descaro de apurarlo.

martes, 10 de agosto de 2010

La reflexión inútil

El frío se va disipando, y con él la infinidad de mensajes en facebook diciendo: "qué lindo está para hacer la cucharita". Demos gracias a dios.

lunes, 9 de agosto de 2010

All about Eve

Ah, quién pudiera fumar como una chimenea y tomar gin como un marinero y seguir siendo tan Bette. Esos ojos, ¡esa voz! Sencillamente la amo.

lunes, 2 de agosto de 2010

Se agradece al arrozal

Blanco, grano largo, grano retacón; yamaní, basmati, integral, tailandés, al vapor, hervido, en soufflé, en budín, con verduritas, sin verduritas, eres todo para mí.


En el reino vegetal suculento y diferente garpan bien.

miércoles, 28 de julio de 2010

martes, 27 de julio de 2010

Dispersión

Concentrate, me digo. Enfocate, sugirieron, pero se me desbaratan los sentidos y huelo la colonia de mi abuela en el humo del café de las cinco y media; veo destellos de luciérnagas en las luces de la sala principal; entre los bocinazos de Laprida se cuelan los maullidos finos de mi gato pidiendo un bollo de papel para jugar, y como pienso en el gato pienso en él, en casa, en nuestras cosas y me dan ganas de sentarnos a tomar el té, y otra vez los listados con obras, las bibliografías y los números de inventario. Concentrate me repito. Enfocate, me susurran.
Y cuando menos lo esperás, buenas noticias.

martes, 20 de julio de 2010

La espera me está matando.

miércoles, 14 de julio de 2010

Hoy me siento un toque Margo Channing.

A ver si nos entendemos


¿No es muy loco que todavía se confundan derechos civiles con mandatos divinos? Si ahora, a los 32 años, sus argumentos me causan risa y siento por los embanderados de la "familia natural" un poco de pena, a los 13 cuando estudiaba en un colegio católico se me hacía más difícil. Nunca pude conciliar el mensaje cristiano de amar al prójimo con toda la batería de mensajes discriminatorios que se filtraban en la currícula escolar. Tuve la suerte de conocer algunas monjas que estimulaban el pensamiento crítico y se prestaban a discutir con nosotras cosas tan fundamentales para la educación de señoritas como son la abstinencia, el matrimonio (la solución para aquellas débiles que flaquearon ante los mandatos de la carne), el rechazo absoluto a cualquier método anticonceptivo o protección sexual y un mucho más estruendoso No al aborto, que generalmente era reforzado con videos snuff que nada tenían que hacer en un colegio secundario.
Pude escuchar los testimonios de algunas de las muchísimas (lamentablemente) personas que asistieron ayer a la marcha en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo y honestamente me dejó helada el nivel de odio e ignorancia. Si bien es cierto que deseo profundamente que los miles de niños y niñas que asisten a colegios católicos no sean educados desde el miedo, también sé que lo que se vota hoy en el Senado nada tiene que ver con la tan mellada "tolerancia", ni con amar al prójimo. No hay nada que tolerar. Se trata de los derechos fundamentales de cualquier ciudadano. Ciudadanos que ya formaron familias, que hace tiempo se quieren, se eligen, conviven, se separan. El amor y la vida misma, bah. A amenazar con el infierno y la condena eterna a otra parte, por favor.

lunes, 12 de julio de 2010

Los verdaderos lectores devuelven los libros prestados.

jueves, 8 de julio de 2010

¿Pensaste que tenías problemas?

Existe un Club del gato persa, su vicepresidente se apellida Mizzau y en breve celebran la Exposición Internacional Felina. No estamos solos.

martes, 6 de julio de 2010

Hay frases que me fascinan por ser simples y crípticas al mismo tiempo como "Pica, pica bajada de cordón". Una de mis favoritas por estos días es una pronunciada por la instructora de yoga con total naturalidad como si no encerrara en ella todos los misterios del cuerpo y del espíritu, y dice así: "Respiro... y dejo que los órganos internos descansen". Aha, ¿cómo?

lunes, 5 de julio de 2010

Gusto de vos

Me encanta la palabra "talante".

jueves, 1 de julio de 2010

Algún adulto debería advertirnos que después de los 20 años ningún jean nos quedará jamás como quisiéramos.

miércoles, 30 de junio de 2010

martes, 29 de junio de 2010

Paz y amor




Tengo un vago recuerdo del día en que nació mi hermana. Hacía calor y estaba un poco desilusionada porque no era varón y otro tanto asustada por la futura competencia. Hacía bien en temer porque mi hermana era un bebé hermoso, siempre sonriente, nunca un berrinche. Había que eliminarla. Después de un par de intentos fallidos que terminaban siempre con la misma frase: mamá, se me cayó, me di por vencida y la adoré. Mientras que yo era una niñita más bien cobarde en términos de destreza física mi hermana sabía andar a caballo, manejar un auto y practicar todos los deportes a la edad de ocho años, habilidades que mi papá había intentado inculcarme en su momento y que yo desdeñé declarando una incuestionable devoción por la lectura y otras actividades del espíritu. La pura verdad es que no me daba el cuero. A medida que fuimos creciendo se hizo evidente su talento para hacer amigos, va por la vida conquistando gente como con una varita mágica. Yo fui una de sus primeras fans, la sigo desde entonces como un ratón al flautista de Hamelin. Mi hermana es preciosa por donde se la mire, me hace reír como ninguna hierba y cuando estoy con ella soy feliz, tan sencillo como eso.

Le agradecería muchísimo a Mercadolibre si dejara de recordarme que no cobro aguinaldo.

viernes, 25 de junio de 2010

La felicidad de una cosa que lleva a la otra

Desgrabando una entrevista a María Teresa Andruetto para el fanzine de las chicas de Yo no fui descubrí a Daniel Moyano y me enamoré. Me enamoré de Andruetto y la calidez y simpleza con que dice las cosas más fundamentales, de las ganas de escribir de las chicas en un lugar donde yo me imagino sin ganas de nada, de los cuentos de Moyano que me dejaron literalmente con la boca abierta y generaron esa respuesta automática del cuerpo cada vez que descubro un libro que me conmueve: marco cuidadosamente la página que estoy leyendo, cierro el libro mientras lo alejo para mirarlo y apretarlo contra el pecho con una sonrisa medio boba, medio feliz, la expresión de haber descubierto el fuego, la rueda o un tesoro.

martes, 22 de junio de 2010

El imperio de la pelota

Una señora gris, oscura, que siempre viste trajecitos opacos trabaja en el mismo lugar que yo por la tarde. No abre la boca para otra cosa que no sea quejarse por el frío sobrenatural que sufren sus huesos, pero ahora está saltando en su silla con la radio en la falda. Una mueca parecida a una sonrisa y la palabrita mágica que se repite en loop: gol, gol, gol. En la calle un nene imita con su voz el sonido de las endemoniadas vuvuzelas. Me enternece el mundial en los demás.

lunes, 21 de junio de 2010

Con respecto a la entrada anterior

Doce años de educación católica bajo el influjo de monjas más o menos inteligentes (hubo unas que meditaban que me cayeron en gracia) no lograron convencerme de que la gula es un pecado mortal (en realidad no lograron convencerme de nada). Yo la ubiqué siempre más cerca de los veniales, I'm sorry for you, Sor Pilar. El motivo por el cual no consumo la cantidad de Toblerones que mi cuerpo reclama es porque soy más obediente a los designios de mi hígado que a los de mi conciencia.

Loca por la glucosa

Cuando era chica quería tener un kiosco. Tenía una casita de lona, levantaba una ventana de tela y desde ahí atendía a mi clientela imaginaria. Mis aspiraciones han cambiado sutilmente: hoy quiero comerme uno.
Ay, Domingo que me hiciste mal.

viernes, 18 de junio de 2010

Una casa en un árbol o un árbol en la casa.

Yo, seño! Yo, seño!

Según mi experiencia, aquellos que realmente saben no tienen problema en compartir sus conocimientos. Es algo que disfrutan y encuentran estimulante. Los que se aferran celosamente a eso que aprendieron y los demás desconocen, descalificando, riéndose con gesto burlón ante el tropiezo "gnoseológico" del otro, girando la cabeza de un lado al otro exagerando su disgusto, me provocan mucha risa.

jueves, 17 de junio de 2010

Un tip

Hey, vos, joven treintañero que quieres tener un local de comida orgánica en la zona de Palermo, dos cosas: poncho y bigotes. Es lo que se está imponiendo según pude aprecier desde la ventana del 39.

A mí el mundial me pega así.

miércoles, 16 de junio de 2010

martes, 15 de junio de 2010

Grandes frases

Pronunciada por una nena que gustaba de las pelotas de fútbol y los revólveres de plástico en una noche de Navidad: "Si me regalan una muñeca la mato".

Tristicity

Estas tres cosas me llenan de tristeza:

Los balcones cerrados, me angustia ver una hilera de balcones llenos de plantas intercalados con esos cerramientos espantosos que dejan ver tenders y juguetes de niños.

La visión amarillenta de desde la ventana del colectivo de una reunión de consorcio en progreso en un pallier anónimo. Las caras de embole de los vecinos y la sillitas de plástico, me ma-tan.

Las fotografías de comidas suntuosas o no tanto. Los locales con gigantografías de minutas o los álbumes de casamiento con primeros planos de bandejas de frutas que caen en racimos sobre un manso lechón me quitan las ganas de vivir.

viernes, 11 de junio de 2010

Interferencia

Es tan sorprendente como posible que al subir a un taxi le digas al conductor: "Hasta Fraga y Olleros" y él entienda: "Quiero que durante veinte minutos me torture con sus teorías sobre los nombres de los barrios y me convenza de que mi barrio no se llama Chacarita sino Lacroze". Maravillas de la comunicación humana.

miércoles, 9 de junio de 2010

MMX

Confieso que detesto los números romanos. Me confunden y me hacen sentir tonta pobre tonta cada vez que repito mentalmente "la L era cincuenta... entonces LV es 55... (o Louis Vuitton)". Una de esas cosas sencillísimas que me resultan complicadas como abrir el pote de queso blanco sin cortarme con la tapa.

lunes, 7 de junio de 2010

viernes, 4 de junio de 2010


A veces el fin de semana es quedarte en tu casa viendo Alfred Hitchcock presenta. Toda esa angustia por hacer cosas que diferencien a un viernes y un sábado de un martes terminan por quitarle en encanto al descanso.

jueves, 3 de junio de 2010

Windows pirateado

En la pantalla de mi computadora se abre constantemente una ventana emergente que pregunta cuánto falta para las vacaciones.

miércoles, 2 de junio de 2010

Tengo ganas de una con Gene Kelly.

domingo, 30 de mayo de 2010



En Entre Ríos cuando una planta crece de manera desmesurada dicen que "se fue en vicio". Siempre me gustó esa expresión aunque más bien la asociaba con alguien que de pronto se cansó de guardar las formas y se fue por ahí, a tomarse una seguidilla de grapas en un abrazo interminable con otros desbandados. Todavía hoy cuando veo una planta que se ha ido en vicio, sonrío pensando en algún viejito acodado en un bar, levantando el vaso con algo de esa furia vegetal.

sábado, 29 de mayo de 2010

Dos de mis personas favoritas, acá.

Otoñal


Donde otros ven un "árbol de porquería que llena al jardín de hojas", yo veo esto.

viernes, 28 de mayo de 2010

Quisiera


Aprender a moverme entre los grises.

jueves, 27 de mayo de 2010

El arte de negar lo innegable

No puedo ver el último capítulo de Lost. Me niego. Si dijera esto en terapia estaría en problemas. Todo lo que digo en terapia me mete en problemas.

domingo, 16 de mayo de 2010

Poderes sobrenaturales

Tienen alas en los pies como Mercurio, las esconden bajo las cintas de las zapatillas.

Salida laboral

¿Verdad que con mi cañita a un costado y todo repantigado sobre la reposera me parezco a cualquier otro pescador en el puerto? La gorra y esta calma aparente terminan de pintar el cuadro. Verán, lo que quiero es que nadie descubra cuál es mi verdadero asunto todas las tardes en este lugar. Mis clientes exigen la más absoluta discreción. Descubrí mi habilidad a los nueve años. Aquella tarde mientras observaba la superficie del río, una brisa me despeinó el flequillo y mientras me quitaba el pelo de la frente con la mano derecha vi saltar sobre el agua a un centelleante dorado. Estuvo suspendido en el aire unos segundos y juro que se elevó a más de dos metros de altura. Enseguida supe que algo estaba por suceder. Esa misma noche mis padres me anunciaron la llegada de la que sería mi hermana Antonia. De la misma forma en que algunos leen el destino en la borra del café o en los rincones de la palma de una mano, yo consigo verlo en los misteriosos movimientos del río. Es bastante sencillo. El interesado elige una fracción de tiempo de quince minutos. Durante ese cuarto de hora me siento con mi caña y observo el río como cualquier pánfilo lo hace cada domingo. La diferencia está en que yo puedo saber si esta persona va a casarse, recibir una mala noticia o mudarse en los próximos meses según la cantidad de camalotes que pasan frente a mí, la aparición de algún remolino en el agua justo frente a mi silla, la manera en que se recorta la sombra de la mosquitada sobre el ocre del agua, etc. Por supuesto no voy a develar mi secreto. A los incrédulos, los desafío a probar. Preguntá por Froilán al 0343714448768.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Ese miedo neurótico a las buenas cosas

La pura verdad es que los nervios "bien" y los nervios previos a una endoscopía son bastante parecidos.

Nota para el posible lector: jamás tiren esta comparación en terapia.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Mensaje para Juan

Si yo fuera usted replantearía mi vocación. ¿Dónde se ha visto un encargado de edificio sin taladro?

Internet, I love you

Gracias, blogger. Podrá resultar extraño, pero la blogósfera me acercó a gente que jamás hubiese conocido. Y por "conocido" me refiero a leer su blog, sentir que son lo más y querer ser su amiga, fan, lectora, etc. Todo muy siglo XXI, ¿vio?

jueves, 29 de abril de 2010

no me mientas más, facebook

De cómo quise hacerme amiga de Rosario Bléfari y me rebotó

Soy plenamente conciente de que los parámetros de amistad que se manejan en facebook no son los convencionales. Háganse la siguiente pregunta: ¿con cuántos de tus contactos estarías en condiciones de tomarte un fernet el próximo sábado? Es muy probable que la respuesta no incluya a más del 3 % de tu lista. Con tus amigos "posta" hablás por teléfono, chateás por messenger mientras te hacés el ocupado en la oficina, vas a sus cumpleaños o te juntás a ver Lost los miércoles. Teniendo esto muy claro decidí "hacerme amiga" de Rosario Bléfari; por una razón muy sencilla, me resulta muy complicado averiguar cuándo y dónde toca, tan linda y tan off que es ella. Con la ilusión de encontrar en su "muro" (chicos, chicos, algunos términos son tan desafortunados) toda la información necesaria cliqueé sobre el preciado botón para recibir la siguiente respuesta: Lo sentimos, Rosario Bléfari ya tiene demasiados amigos. ¿Me están jodiendo o yo entendí mal? ¿No alienta el primer artículo de la carta magna facebookera a acumular amistades? En fin, algo desairada me sentí. Como si la misma Rosario me hubiese hecho pito catalán desde el ciberespacio. Por lo menos soy amiga "posta" de Tomi Lebrero.

Cosas que me dejan sin palabras empezando por




La primera obra pertenece a la colección del MNBA, buscaré otras excusas para viajar.

miércoles, 28 de abril de 2010

Tanguito

El pasado fin de semana descubrí que me cae pésimo Edmundo Rivero. Otra suerte corre Discepolín que me cae regio a pesar de hacerle decir a la protagonista de Cuatro corazones cosas como "porque una mujer que se equivoca lo ha perdido todo". Menuda presión, mami. ¿No te parece mucho? Me indigna hasta la elección de tiempos verbales. La mujer en cuestión ya perdió todo al momento de equivocarse. De locos.

Queriendo ser amiga de Dorothy Parker

That would be a good thing for them to cut on my tombstone: Wherever she went, including here, it was against her better judgment.

domingo, 18 de abril de 2010

lunes, 12 de abril de 2010

Ring ring Balvorín

Ya lo dijo Freud, la falta es el motor del deseo. Durante meses el teléfono durmió en el más absoluto olvido, negro y triste sobre un estante de la biblioteca. ¿Para qué levantar el teléfono si puedo mandar sms, mails, mensajes en Facebook; enterarme de la vida de los que me interesan a través de sus blogs y páginas personales? Bastó que el aparatito quedara sin tono para que sintiera la imperiosa necesidad de consultar la hora en el 113, reclamar a mi proveedor de internet por la lentitud de la misma, hacer consultas en el 0800 de la AFIP o pedir helado justo cuando me quedé sin crédito en el celular. ¿Cómo sobrevivir sin teléfono? A eso se sumaba el inconveniente principal, la imposibilidad de levantar los mensajes. ¿Cuántas personas habrían dejado un mensaje desesperado preguntándose dónde estaríamos? ¿Y si justo llamaron ofreciendo algún trabajo? ¿Algún viaje a Tailandia sin cargo? Hoy llegó el tan esperado operario de Telecom. Una de esas personas irremediablemente confianzudas que al minuto te inventaron un sobrenombre, te piden algo para tomar y se sientan a contarte que viven en Parque Chas, que también tienen un gato, que salieron el fin de semana y por eso tienen sueño (y un olor a alcohol que voltean), que "vamos a la terraza a ver qué onda con el cable, Candy?". No era su exceso de confianza lo que me molestaba, tampoco me sentí amenazada (lo siento por Santo Biassati, pero no creo que todas las personas del mundo me hagan preguntas con la intención de robarme, asesinarme y tirar mis restos en un pastizal), era el tiempo que estaba demorando en conectar el condenado cable roto. Luego de un monólogo sobre los inconvenientes de las conexiones al aire libre, los intríngulis de algunas terrazas y un solapado galgo (cualquiera que me diga que parezco de 25 y que se nota que hice danza tiene segundas intenciones), operario buena onda partió en su mini-traffic. ¡Al fin! A solas con mi teléfono y sus misteriosos mensajes. La primera desilusión fue enterarme de que solo teníamos dos mensajes nuevos, la completa desazón llegó al escuchar la voz temblorosa y algo indignada de mi abuela diciendo "a ver si me llamás, María Candelaria" y una excitada señora anunciando que ganamos un Renault, solo pagando 24 cuotas de no sé cuántos pesos. Creo que lo que peor me cayó fue que mi abuela solo hubiera llamado una vez. Raro.

jueves, 8 de abril de 2010

miércoles, 7 de abril de 2010

Wishing and hoping

Quiero vivir en una casa pequeña con un gran jazmín del país cerca del río.

martes, 6 de abril de 2010

Vituperante

lunes, 5 de abril de 2010

Sobremesa

Grande fue su sorpresa al descubrir que en ese pueblo en apariencia tranquilo y de casas bajas no eran todos amigos. Imaginen su desconcierto cuando notó que no solo no se conocían todos, sino que dedicaban largas horas de sobremesa a establecer y reestablecer los más finos vínculos de parentesco entre sus habitantes. ¿Cómo era posible que no supieran si es Susana la que se casó apenas terminó el colegio y se fue del pueblo o si, en cambio, fue María, la más joven de las hijas de Don Leiva? ¿Era realmente necesario repasar el árbol genealógico de los Gamarra para establecer cuál de ellos es el contador y quién el abogado? ¿Qué es lo que resulta tan enigmático sobre la cantidad de hijos que parieron todas la mujeres de cierta familia que vive cerca del puerto?
Para un recién llegado esta especie de ¿Quién es quién? recitado durante el almuerzo puede ser un disparate, ¿no tienen cosas más importantes que discutir? Hilando fino, se puede pensar que, si bien es cierto que no son todos amigos, sí se conocen todos. Por lo menos a grandes rasgos. Estos "grandes rasgos" se manifiestan en categorías bastante delineadas: ocupación, filiación política, parentesco, estado civil, relaciones cercanas, etc. De esta manera: "Don Juan, a quien llamaban Botín cambiado, radical a rajatabla, tenía la talabartería en la entrada del pueblo, era el padre de María, Mirta y Delia, esta última casada con Larrañaga, el zapatero del barrio de la Estación, y era íntimo amigo de un primo de tu abuelo...". Intuyo que así, en el divagar de las tres de la tarde nos sentimos todos menos anónimos.
Flotando sobre el Paraná. Te envidio, camalote.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Próximamente en sus diccionarios


senilidad.

(De senil).

1. f. Condición de senil.

2. f. Edad senil.

3. f. Degeneración progresiva de las facultades físicas y psíquicas debida a una alteración de los tejidos.


4. f. Momento de la vida en que el número de fotografías de tu gato supera ampliamente al número de personas retratadas en tus álbumes.