viernes, 28 de agosto de 2009

La bikini se queda donde está

Tienen tantas ganas en esta ciudad de verano que ante los primeros calores saca ojotas, gafas gigantescas para el sol, musculosa y short, minifalda para las señoritas. Tranquilos, disfrutemos la transición. Y mientras tanto, recuerden, ese verano que tanto añoran ahora con sus canastos con mate y sus gaseosas recién compradas es el mismo que en dos meses estarán maldiciendo cuando la ropa se les adhiera al cuerpo, el que quedó del lado de la ventana en el colectivo –por alguna razón misteriosa– se niegue a abrirla, la brea derretida del asfalto se pegotee en su sus suelas, despierten a la madrugada con taquicardia porque se fue la luz, y con ella toda porción de aire respirable. Por eso, a aquellos fundamentalistas que ya andan de remera calada y pelo mojado y me miran con desdén por resistirme al frenesí estival les digo: Buenos Aires en verano no está tan buena.


6 comentarios:

S dijo...

Creo que no podría estar más de acuerdo con sus palabras... Menos mal que alguien lo dijo!
Salú

Marie dijo...

ah yo amo con locura el verano, nada de lo que digas me convencerá
pero igual te quiero

Dos dijo...

Bravo! Bravo!!!! In vier no In vier no.
Y ayer vi pelotudas en botas y musculosa, por el amor de dior, recomponete pelotuda, no es verano aun, repito no es verano aun.
Alaska, que tal sera para vivir ?

Personas en la sala dijo...

Marie, adoro el verano pero en patas, tomando tereré en el río, no trepada al 130 con una banda de detractores del desodorante.
Dos, morí de risa imaginando tu cara de indignación ante semejante atuendo.De todas maneras, prefiero esas que desconcertadas pelaron la musculosa y no la que clavó sandalia y microvestido.

chivilboy dijo...

Aca esta a pleno el semiverano!
Cada vez soy mas fan de Personas en la Sala.

Personas en la sala dijo...

Chivilboy, zorro, semiverano en las termas, así cualquieraaaaa.