lunes, 23 de noviembre de 2009

Para reflexionar

Todavía no decido si hacerse cargo del mal humor ajeno y tratar de remontarlo es una costumbre fundada en el más ridículo egocentrismo, como si fuésemos el disparador de cada ceño fruncido que nos rodea, o de sencilla y plana estupidez.


4 comentarios:

Miguel B. Núñez dijo...

pues quizá lo uno y lo otro jeje por si acaso, mejor no aguantar nada el mal humor ajeno... ni el propio :)

Marie dijo...

ah plena identificación
soy definitivamente pelotuda

La otra de mí dijo...

yo también, identificada de colegiales

todavia dijo...

Tambien podria ser a causa de nuestros remordimientos:

"No hay remedio, ya se dieron cuenta..."