jueves, 26 de noviembre de 2009

Sobre la decadencia del piropo

Si bien vengo notando un deterioro lento pero sostenido de la lengua en general, es el piropo callejero el que sintetiza todas mis preocupaciones. Cada vez usamos menos palabras, balbuceamos frases llenas de muletillas, como primates parlantes. Y no me refiero a un uso rimbombante y recargado del español; si antes para elogiar algo decíamos: "¡qué buen perfume tenés puesto!, ¿cómo se llama?"; ahora es: "alto perfume". Alto, grosso, posta, tipo, como, han reemplazado frases completas y perfectamente construidas.
Lejos quedaron los me gusta el azul, me gusta el rojo, pero más me gustan tus bellos ojos; ya ni siquiera pesco algo de ese ingenio morboso del piropo atrevido que pone a las chicas coloradas de vergüenza o un conciso ¡a la pelotita!, no. Ayer fui testigo de la muerte del piropo. Caminaba delante mío una chica despampanante, a dos metros un señor que esperaba el colectivo se enderezó, sacó pecho y se preparó. Cuando la señorita pasó a su lado se inclinó y acercándose a su oído emitió una serie de ruiditos guturales indescriptibles, que después comprendí emulaban el sonido de la succión. Ni una sola palabra, hubiese preferido un "te chupo toda".

5 comentarios:

Cory dijo...

GUACALA.
Yo prefiero que me digan algo, antes que me miren con cara de viejo verde.

Marie dijo...

yo no sé, un viejo de las mismas características me dijo algo tipo: qué linda empanada, nena
horror, no sé si no prefiero los sonidos de succión

soltree dijo...

En Córdoba teníamos a Jardín Florido, un hombre grande (no viejo) que junto a un piropo les regalaba un flor sin importar la apariencia.

No era verde !, las "viejas" qué color tienen?

...un simple estudiante agradecido de la hermosa vida... dijo...

horrible¡¡..
abundan los loser´s cara dura...

Personas en la sala dijo...

Marie, sin palabras.
Soltree, un viejo que me regala una flor sin motivo, si no es un comercial de Impulse, desconfío.