martes, 26 de octubre de 2010

Momento cúlmine del SPM

Una pista para saber que son hormonas fuera de sí las que ahora controlan mi cerebro es haber hecho una mueca de tristeza cuando leí en el diario que murió el pulpo Paul. Sobre todo si tengo en cuenta la cantidad de improperios que le dediqué durante todo el mundial (a las noticias sobre el pulpo oráculo y al mundial mismo).

1 comentario:

Alicia Seminara dijo...

En ese estadío somos capaces de llorar por cualquier cosa... Y también somos capaz de matarrr!

En serio, nos ponemos peligrosas y a los dos segundos lloramos de culpa y después nos reímos por haber tenido esas reacciones!