miércoles, 10 de noviembre de 2010

El machista de antes, el chico moderno y la terrible incertidumbre del medio

Fuentes extraoficiales comentan que la camada de hombres sensibles de treinta que nos rodea no es más que un conjunto niños de mamá que gusta de los anteojos retro, los discos de pasta, posee una buena formación universitaria y muchos caprichos.