martes, 7 de julio de 2009

La suavecita

Terminaron las mini-vacaciones, volví y estaba lloviendo. Un mocoso se colgó de mi pelo y pateó mi asiento durante todo el viaje de vuelta. Descubrí que no soy muy amante de los niños en los colectivos. Sospecho que no soy devota de ningún niño que no sea hijo de mis amigos. Y para colmo, el mugroso intentaba iniciar una conversación cada diez o quince minutos, el muy desgraciadito comenzaba cada frase con la palabra clave: "Señora...". Cavó su propia tumba, ni siquiera me conmovió su tonadita cordobesa, que generalmente hace el milagro. Las noticias son una porquería; todos quieren algo terminado para mañana; la diferencia entre lo que se dice a la cara y lo dicho por detrás es monstruosa; y todo tipo de calamidades más. Pero a mí me quedan Los Palmeras. Y sí, es música que no queda bien escuchar. Sin embargo, escucharlos es para mí Entre Ríos en enero, cerveza, dorado a la parrilla y amigos al son de la cumbia. Nada mal para alejarse un rato de la recesión y la gripe A.

6 comentarios:

Daniel dijo...

En varias culturas el uso del vocablo "señora" y otros similares es considerado delito grave. En otras es considerado simplemente de mal gusto.
Supongo que a esto se refieren cuando hablan de la "ola de inseguridad".

Cory dijo...

jajjaja. Horrible que te digan señora, es lo PEOR, porque despues te quedas pensando: Tan hecha mierda estoy?
jajajaja
Besos!

Alicia Seminara dijo...

Y la madre? Estaba dibujada?

Personas en la sala dijo...

Daniel, no puedo estar más de acuerdo, me sentí vejada, jajaj.
Cory, por suerte estaba más concentrada en sacarlo de mi asiento que en otra cosa.
Alicia, la madre llevaba dos críos más, pobre diabla.

Marie dijo...

ay mi bombón asesino
cumbia es salud

madamelulu dijo...

ay personas tenga paciencia ya sus hijos aunque estén super bien educaditos y entrenaditos se ocuparán de vengarla.