lunes, 4 de enero de 2010

Contemplación


El primer día de este flamante año descubrí la flor del plátano. Mis expectativas para el 2010 tienen que ver con cosas como ésta. Ponerle freno a las elucubraciones de mi siempre acelerada cabeza y prestar más atención a este tipo de regalo silencioso. Sé que colgarse viendo a los benteveos bañarse en una pileta no va a traer la paz mundial ni salvar al planeta, para eso tenemos las películas yankees.

3 comentarios:

Cory dijo...

No salvara al mundo pero es una cuestión de tomarte con más calma tu propia vida.
Besos!

Anónimo dijo...

que buena propuesta para este nuevo año. Muchos días felices para ti amiguita... q nos veamos mas seguido!

Personas en la sala dijo...

Cory, haré lo posible, no me sale naturalmente.
Anónimo, neichhhhh