lunes, 12 de mayo de 2008

Intriga urbana


Me pregunto por qué Villa Insuperable se llamará de esa manera. ¿Se lo habrá puesto un urbanista megalómano? ¿Será el apellido de algún notable que le dio nombre al barrio? ¿Quién fue José Insuperable? Qué genial andar por la vida con ese apellido, es como llamarse María Inconmensurable, Inigualable, Sinparangón; o algo así. Tal vez sea demasiado, pero hay días en lo que un empujoncito al ego no viene nada mal.

2 comentarios:

mercadito de barrio dijo...

igual, qué peso para el pobre José Insuperable. El tener que andar todo el tiempo haciendo honor a su apellido. Preferible ser más bien perfil bajo y hacer cosas realmente insuperables sin presión.

cande dijo...

Ay querida, la presión por hacerle honor a algo (lo que sea) siempre existe, pero imagino que con ese apellido correría con un poco de ventaja, jijiji.