lunes, 11 de agosto de 2008

Sublimes fracciones de tiempo


-El minuto antes de largarse a llover. Viento húmedo y olor a mojado.

-Los dos segundos de equilibrio conseguidos en una clase de danza.

-Lo que dura la cancioncita que anuncia el comienzo de una película.

-El tiempo nervioso de las últimas páginas de un libro que me gusta mucho.

-La espera en el teatro antes de que den sala.

-Lo que tardo en caminar los 130 metros entre la parada del 29 y su casa.

-Los cinco minutos que me toma apagar la computadora, juntar mis cosas, saludar e irme a casa.

- Los diez minutos que separan el arco de entrada a La Paz de la terminal de colectivos. Siete kilómetros de felicidad ansiosa.
- El momento en que traen los arrolladitos primavera en mi restaurant chino favorito.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y ese ratito que tardás en bajar al balneario para "el porrón de la tardecita"?

Cande dijo...

ajaja, ¿cómo me olvidé de eso? Igual queda mejor hablar del momento en que el sol se pone anaranjado "cual pastilla de Redoxón" sobre el río (mientras tomamos el porrón de la tardecita).