jueves, 11 de septiembre de 2008

Etimología de salón

En Entre Ríos la palabra acceder puede reemplazarse por pelar, molestar por geder y abusar tranquilamente de la locución adverbial “de más” para enfatizar prácticamente todo. Así: “Dejá de geder con el río, el día está de más feo, hoy para ir a la playa no te pelo”. Hay muchísimos ejemplos y no solamente en el Litoral, cada lugar tiene sus preferencias. Cuando llegué a Azul, me llamó la atención que algunas personas dijeran masitas en vez de galletitas, me molestó que se refirieran a los crayones como ceritas y a los marcadores como fibras. Porque hay que admitir que cada uno tiende a defender sus elecciones lingüísticas con cualquier argumento. Nadie dice jean en lugar de vaquero porque sí. Hubo una palabra sobre la que no pude decidirme de manera inmediata. Algunos azuleños usan incordioso para decir inquieto, molesto o incómodo. Me pasa algo extraño con esa palabra, por mucho que intento no me acostumbro. Las primeras veces me pareció un poco ridícula, obsoleta. Ahora me resulta encantador que elijan esa palabra y no otra. Incordioso se arma con el prefijo de negación in más cordis del latín corazón. Me encanta que en una ciudad de hombres recios en camioneta, de llovizna fría y pocas palabras lo que incomode e inquiete sea la falta de corazón. Es así, se puede ser bien cursi sin saberlo.

8 comentarios:

Firulo dijo...

Incordioso es verdaderamente muy linda.
Me llegó el rumor que los chetos quieren cambiar el rojo (que es"grasa") por el colorado. Al punto de decirle cruz colorada a la cruz roja.
No se lo permitamos, el rojo tiene mucha más fuerza (tiene erre y jota!).

Cande dijo...

Vos reíte Firulo, que yo escuché "dale, frená que se pone en colorado", en alusión al semáforo.

Diego dijo...

¿Qué andabas haciendo por Azul? Yo soy de Balcarce, ahí cerquita...
(Lo que más me gusta de Azul, cosa extraña, es el cementerio.)

madamelulu dijo...

en azul son todos poetas sin saberlo.

Libreta de flores dijo...

sí, escuché alguna vez esa pañabra refiriéndose a un bebé que estaba fastidioso.
a mi incordioso me sonaba a dos partes que no se ponen de acuerdo y provocan un clima de agitación, que puede ser en el interior de una persona.
pero me gusta esa definición.
Odio que la gente diga que las palabras son grasas, en especial rojo que con su sonido te transmite lo que produce el color, fuerza vibrante. colorado no dice nada, es tímida.

viquina dijo...

lo peor es que le dicen masitas a las galletitas de agua... te ilusionas y te traen unas criollitas!!!!

Cande dijo...

Diego, viví unos años en Azul y por suerte me quedaron muchos amigos. Y no sos ningún tonto, el cementerio es precioso, obra de Salamone, vale la pena pasar por Azul solo para verlo.
Madame, qué linda idea.Qué buena una ciudad de poetas encubiertos. Me los imagino escribiendo en las servilletas de Manolete (bar característico).
Libreta, no hay palabras grasas! tenés toda la razón.
Viquina, como mínimo de una masita espero una de esas con formitas y baño de chocolate o no?

Natalia Doña dijo...

jaja... me vi tan reflejada en las palabras como si lo hubiera escrito yo misma, y a ponerse las pilas y hablar bien, que no cuesta una mierda y aporta un beneficio de la san puta. :)