viernes, 16 de enero de 2009

Vacaciones

Voy a tomar Cinzano Rosso con hojitas de menta. Echada en una hamaca paraguaya pensaré en cuánto me gustan las palabras chamarrita, inusitado y recoveco. Cuando me canse de hacer nada voy a jugar a que sé cocinar. Y como nadie me va a ver, también voy a jugar a que canto, bailo y recito como los dioses. Media hora escuchando una cigarra no va a ser una pérdida de tiempo. Y por un rato seré Tita Merello en Los isleros. A la noche voy a salir a caminar en camisón y en una de esas me cruzo a la llorona. Voy a reeditar una danza para la lluvia que inventé con mi hermana. Y un montón más de cosas ridículas, para eso están las vacaciones, ¿no?

7 comentarios:

lucesazul dijo...

Todo eso y mucho más traté de hacer en mis vacaciones y por supuesto no llegué a hacer todo, me quedé con mil ganas. Pero esos pequeños momentos de libertad donde sabés que no tenés que ir a trabajar, que son tan chiquitos, menores, y estúpidos, se dibujan con una sonrisa interminable, a la sombra de un aguaribay.

Diego dijo...

No hay que olividarse de los churros: siempre aparecen en las vacaciones pero jamás se me ocurrió pedir uno en la panadería de a la vuelta.

Protervo dijo...

danza de la lluvia lo más.

viquina dijo...

en las vacaciones me la pasé comiendo churros. y no me refiero a hombres guapos.

viquina dijo...

abajo la moderación. aguante la democracia en los comentarios.

l u c dijo...

Debo decir que:
1)A mi también me encanta la palabra 'inusitado'.
2)¡Qué miedo que salgas a caminar en camisón por la noche!.
3)¿Una danza para la lluvia que inventaste con tu hermana que yo conozco?.

By the way, feliz 2009 para vos!.




(No me respondiste mi sms en el que te preguntaba que qué te habían parecido los discos. Ufa!).

viquina dijo...

por qué en los lugares de veraneo sobre el mar hay churrerías y en otros lugares no???