viernes, 17 de abril de 2009

La unión hace la fuerza


Pensé en potenciar el efecto de "gatochinodelasuerte" poniéndolo a trabajar con Martínez, mi gato, a secas. Al momento, es bastante complicado porque a uno lo distrae el movimiento nervioso de la manito del otro.

10 comentarios:

goloviarte dijo...

te invito a participar con tu blog en mi blog directorio aquiestatublog.blogspot.com
te conocerán mejor,pasa y deja tu blog en el libro de visitas
te pido excusas si consideras spam mi invitación
pero la foto es preciosa

Mercadito de barrio dijo...

tan parecida a mi gatiya!!!

madamelulu dijo...

Pobre Martinez, esos gatos chinos son bastante maniáticos. Conseguíte una plantita de ruda macho!

Lillí dijo...

Adelante con el gato Zhaocai Mao. El mío, Braulio es rete compinche.

Personas en la sala dijo...

Mercadito, necesito ver a gatiya una vez más para deshacerme del recuerdo traumático que tengo de ella, ajjaja.
Madame, tomo nota, pero al gato maniático le tengo cariño.
Lillí, no sabía que se llamaba así, suena a Zucoa, el pariente pobre del Nesquik.

SnowY dijo...

Pariente pobre, pero se la re banca =)
Endulza muchas de nuestras mañanas (cuando nos hemos cansado del té diario). Nesquik, en nuestra casa, es sinónimo de visitas a casa ajenas :P

En cuanto al gato, el mío se llama Félix (super original; era ese o Chatrán) y es así, coloradito, castrado pero aún flaco, histérico, contradictorio, te quiere y te rasguña, se enoja pero después vuelve para pedir comida... Sí, definitivamente es de la familia :P

Linda imagen =)
De esas que nos alegramos poder sacar... De esas espontáneas que tanto nos gustan ^_^

Perdón por la intromisión.
(Y, a diferencia de los comentarios anteriores, no tengo nada para aportar. Excepto que quiero el otoño. MI AMADO OTOÑO. YA. Me están chantajeando...)

Lillí dijo...

Y encima maoista...

Lillí dijo...

SnowY,

Sale el Nesquick, sale. Y el capuccino con Nesquick, mejor.

Personas en la sala dijo...

Del capuccino con Nesquik no puedo opinar porque ambos me resultan muy empalagosos (... eso es una opinión, je). Lo que sí, les cuento que el trabajo conjunto de mis gatos tuvo efecto, por lo menos para alguien cercano.

Lillí dijo...

¿Sabés que a veces si? Puede llegar a resultar empalagoso. Pero bueno, así funciona la pequeña ladrona. Engulle, engulle y se empalaga. Peeero, estuvo rete-sabroso.

¿Se pueden hacer pedidos de sanación a tus gatos y a su poderosa fuerza?

Eso si, no nos cobres, Personas.
De onda.

¡Salú!