viernes, 15 de mayo de 2009

En vísperas de su cumpleaños


Tiene nombre de hierba, va bien con manzanilla y un poquito de carqueja. Pocas cosas más lindas que verla reír, toda su cara abierta en una carcajada amplia y generosa. Es ella una invitación, esa puerta siempre abierta, una ventana entornada por si quisiera volver. Sueña que vuelvo y al mismo tiempo reza en canciones para seguir viéndome feliz y a lo lejos. Nos separan gustos musicales, no creemos ni votamos a la misma gente. Nos acerca cualquier mate con cascaritas de naranja. Toda cosa en sus manos se convierte en manjar; su casa es el reino de Nunca Jamás, el lugar donde todo parece posible, de donde vuelvo poderosa y querida.

3 comentarios:

clara dijo...

hermoso!!!

me quedo tratando de adivinar el nombre de tu mamá jiji!

madamelulu dijo...

que lindo personas, querer a alguien tan querible, así, tan queriblemente.

Personas en la sala dijo...

Clarita, se llama Marcela, como el aperitivo! Uy, te arruiné el juego?
Madame, qué lindo es tener una madre querible!