lunes, 18 de mayo de 2009

Llamado a la solidaridad

Estimado/a empleado/a de comercio, atención telefónica, farmacia, etc. Le ruego encarecidamente evite la palabra "señora" en su trato conmigo. Sé que me encuentro en una franja etarea indefinida y carezco de indicadores para una preciso encasillamiento (alianzas, niños, etc.), pero haga el esfuerzo y libérese, desalmidone sus modales, piense antes de sentenciarme con su educado adjetivo. Probablemente exista un manual en el que le indican el uso de tan antipático apelativo, pero tenga en cuenta que una señorita a la que llaman señora no compra tanto ni tan contenta.

10 comentarios:

Marie dijo...

en este bello comercio donde trabajo, yo tuteo a todo el mundo, por las dudas
es el reverso de decirle Señora o Señor a cualquier persona mayor de 18
capaz está mal y van a venir con la cámara del mistery shopper y me van a poner de mal ejemplo pero me resisto
es una cuestión de principios, uno es joven hasta que se muere

madamelulu dijo...

sí al tuteo cara a cara pero No cien veces No a que la máquina telefónica me hable de vos.

chivilboy dijo...

ya se como tratarte si te quiero vender algo.

Personas en la sala dijo...

Marie, qué es el mistery shopper??????
madame, jajajaja. No a la máquina telefónica. Punto.
Chivilboy, más te vale.

Marie dijo...

Personas, un falso cliente que te mandan, que hace todo el proceso de compra etc y te FILMA CON UNA CAMARA OCULTA
lo juro, después lo pasan en las reuniones de vendedores y te critican como atendés

por suerte acá no mandan porque somos otra rama de la empresa pero he visto un par de cámaras, es para morirse de la verguenza

miserias del marketing y el capitalismo

Personas en la sala dijo...

Marie, me estás jodiendo. La próxima vez que se me ocurra quejarme por algún trabajo, voy a pensar en el pobre infeliz que labura de falso comprador.

Marie dijo...

Personas, ningún pobre infeliz, suelen ser estudiantes de marketing que se creen lo más de lo más. Hay que matarlos a todos.

Protervo dijo...

a mi me dicen señor las de veinte.

vayamos a almorzar el domingo a una parrilla depresiva.

Anónimo dijo...

Llegue a este blog de casualidad, es la primera vez que entro y ya encontre algo con lo que estoy de acuerdo. Aborrezco que me llamen señora ya sea en la calle o por telefono. Para contrarrestar semejante ataque a mi persona me hago la pendeja y digo "es que el que me paga el celular es mi papa asi que vas a tener que hablar con el" jajaja
te ganaste una fan con este post!

Personas en la sala dijo...

Protervo, todas las parrillas son deprimentes.
Anónimo, buena táctica! La pondría en práctica si no fuera porque cada vez que me llaman señora quedo lívida de la bronca, mascullando "no soy señora!"