miércoles, 13 de mayo de 2009

Quemo

vergüenza.
1. f. Turbación del ánimo, que suele encender el color del rostro, ocasionada por alguna falta cometida, o por alguna acción deshonrosa y humillante, propia o ajena.

De acuerdo con esta definición de la RAE, no sería necesario aclarar en qué caso la vergüenza es ajena y cuándo es propia. Pero hay situaciones desesperantes en que la expresión "vergüenza ajena" es una única capaz de describir esa incomodidad absoluta. Siempre me pareció una emoción interesante. Porque no termina de definirse, no es compasión, no es empatía, tampoco pudor, es una mezcla de todo. Y, en mi caso, el detalle más característico es la desesperación. He llegado a taparme los ojos y tomarme el estómago en gesto casi solidario con aquel que se ridiculiza públicamente. Me sucede con todos y cada uno de los capítulos de Extras. Me pasa con las tapas de la revista Gente y con los titulares de la Cosmopolitan. Y, como muchas de las vivencias más fuertes, me ocurre cuando viajo en taxi. No puedo evitar mirar por la ventanilla y apretar los dientes cada vez que escucho el cachondeo entre la operadora y los conductores. No sé si se trata de una estrategia para mantener alta la moral de los taximetreros o si existe una escuela para operadoras donde se las instruye para hablar en ese tono hot. Lo cierto es que siento deseos de tirarme del taxi cada vez que escucho frases insinuantes entrecortadas con el sonido de la estática.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ay! A mi me pasa lo mismo con "Extras"!

Personas en la sala dijo...

jaja, yo me tapo los ojos a la voz de "no, no, no, no pueden!" en cada capítulo.

madamelulu dijo...

personas sos muy generosa al sentir verguenza a mi algunas de esas cosas me dan arcadas y listo.

Marie dijo...

yo extras la miro apretando los dientes
tb me pasa con the office
será un tema con ricky gervais?
a mi la locutora de las propagandas de la revista oh la la me da mucha pero mucha vergoña
muchisísima, ese tono de qué canchera que soy

Clarita dijo...

Con unos amigos fuimos hace unos años a ver el retorno de Paolo el Rockero, era una salida en plan bizarro... pero igualmente no pude mirar por vergüenza ajena hasta que pasaron como 10 minutos de show...jajajaja hasta me tapaba la cara jajajaja

Personas en la sala dijo...

Madame, arcadas ajenas?
Marie, por suerte no ubico a la locutora de Ohlalá, pero me recordaste a la voz en off de canales como Cosmo y Fashion Tv, me estoy ruborizando. No sé por qué, pero me causa mucha ternura el nombre Ricky Gervais.
Clarita, cómo hiciste para mirar después de los diez minutos?