lunes, 22 de junio de 2009

Un consejo, de onda

Hoy, mientras me estiraba como un gato al sol en terminando mi sesión de pilates, llegó alguien para tomar la clase siguiente. Como estaba hecha un ovillo, plegada como una tabla de planchar, no pude ver quién era, pero escuché su voz. Y tuve un sobresalto, me alegré: ¡pilates inclusivo! ¡pilates no discrimina! Tan segura estaba de que esa voz pertenecía a un hermoso travesti. Hasta que, francamente desilusionada, comprobé que se trataba de una regia señora en sus cincuentas. Espléndida ella, pero con la piel de cartón corrugado y la voz de un jugador de Huracán. Cuando me iba la escuché comentar que estaba muy contenta porque, finalmente, no tenía cancer de pulmón, y que un soplo, una mancha en el pulmón y no sé qué más lo tenía cualquiera. Chicas, no fumen. Chicos, tampoco; se puede cantar tango sin bajarse dos atados de Parisiennes.

6 comentarios:

Marie dijo...

yo tengo pregunta:
está bueno Pilates? tengo ganas de probar pero encajarlo en mi agenda es todo un tema... pruebo?
no quiero abandonar a estelita y su clase de stretching pero el horario me está matando

Personas en la sala dijo...

Está buenísimo. Depende mucho del lugar y de la profesora. Te recomiendo que no vayas a un gimnasio porque generalmente no te dan mucha bola y está bueno que te estén encima para vigilar la postura y demases. Es muy placentero y de paso tonificás que da calambre.

Anónimo dijo...

Qué consejo tan saludable
Bravo!

madamelulu dijo...

bien por la señora a quien pilates le da una oportunidad!

Marie dijo...

buscaré
aunque en el gimnasio me vienen bien los horarios
soy una chica con problemas de schedule

oootra cosa, te mandé un imeil

Personas en la sala dijo...

Muy saludable todo,pero la señora no pensaba dejar de fumar por lo que entendí.
Marie,no me iegó!