martes, 10 de junio de 2008

Mi otra hermana



Todos estamos enterados del conflicto entre el gobierno y el campo. Aquellos que somos del interior pero vivimos en Capital hace muchos años, nos encontramos en medio de un fuego cruzado de mails con subjetcs del estilo "Aguante el campo" o "Las mentiras de esta señora"; y los comentarios de amigos porteños del tipo "Todos tienen 4 x 4" o "les tocaron el bolsillo, por eso protestan". Es demasiado complejo para un sencillo planteo maniqueísta. Lo que no puedo negar es que nos afecta a todos. Y no estoy hablando del precio de la carne o la falta de leche. Es que mi hermana iba a venir a visitarme el fin de semana largo. Suspendió el viaje porque no sabe cuánto tiempo le va a tomar llegar a Buenos Aires y mucho menos si va a poder volver a tiempo a su trabajo. Una pena, tenía la esperanza de ver con ella El exorcista por enésima vez. No sabemos explicar por qué nos causa tanta gracia esta película. Mucho más cuando está doblada al castellano y los exabruptos de la pobre Reagan se parecen al lunfardo de cualquier tango. La cosa es que cada vez que nos vemos se abre una ventana o algo parecido, y volvemos a ser chiquitas. Por dos o tres días, ninguna tiene cuentas que pagar, tesis que terminar, desamores o problemas con la conexión de internet. Durante esos tres días podemos reírnos de estupideces hasta llorar. Una pena, tendré que ser adulta todo el fin de semana largo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa KELLY!!!! “AIUDAME”
te juro que casi se me caen las lagrimas leyendo lo que pusiste, para colmo que ando media sensible, hoy en el trabajo decía...pensar que estaría ahora con mi otra hna tomando mates con medialunas de grasa cagandome de risa en vez de estar haciendo estos malditos monitoreos!!! un embole pero bueno estoy tramitando para salir el jueves que viene porque pedí el día, lo bueno seria que no estén mas cortadas las rutas y se normalice un poco todo.
Te quiero hermana, y te necesito mucho, yo también quiero ir a reírnos de todo lo que a nadie le causa gracia y nos quedan mirando como “no entiendo que es lo gracioso” y hacer el sonido de gallo agudo y a la noche tomarnos un fernecito!!!

Pom

Cande dijo...

sin comentarios. A mí también me gustaría que no estuvieran cortadas las rutas, que aumentaran los sueldos, se terminara la pobreza y reinara la paz mundial, pero lo dudo. Vení igual!!!!!!